Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Las cenizas  volcánicas son  una mezcla de partículas minerales de diversos tamaños, la mayoría son abrasivas y lastiman las superficies del organismo donde se depositan. Recordemos que la piedra pómez y los polvos limpiadores de utensilios metálicos,  se extraen de las cenizas volcánicas.

 

Los volcanes también eliminan sustancias gaseosas, compuestas por vapor de agua  mezclado con dióxido carbónico , dióxido sulfúrico,  sulfuro de hidrógeno,  flúor, muchos de ellos peligrosos para la salud,  se filtran en la atmósfera, contaminando el aire  y luego  el agua y el suelo, con peligro para la vegetación, animales y  la salud de los seres humanos, además cabe la posibilidad de  producción de lluvia ácida  por la combinación del agua de la lluvia  y dióxido de azufre, que ocasiona corrosión  y severos daños ambientales.

El flúor puede ser  absorbidos por las partículas de las cenizas  y si se hallan  en alta concentración  puede envenenar el ganado que se alimenta de pastos cubiertos  por cenizas,  también puede contaminar los suministros de agua potable.

Las cenizas volcánicas pueden provocar alteraciones en la salud irritando y lesionando la nariz, bronquios, conjuntivas oculares y la piel. Las partículas inferiores a 10 micrones penetran profundamente en los bronquios, provocando síntomas que pueden ser severos, en especial, en individuos que padecen enfermedades crónicas en las vías respiratorias como asma, EPOC y otras patologías.

Cuanto mayor sea la concentración en el aire de las cenizas,  mayores serán los  daños en la salud de las personas, en especial si las  partículas muy finas son elevadas y esto ocurre en aquellos lugares próximos a la erupción volcánica.

Medidas

Evitar la entrada de las cenizas en los hogares y lugares de trabajo. Usar lentes para proteger los ojos en las personas más expuestas. Evitar beber agua de vertientes naturales. Evitar la acumulación de cenizas en los techos. Colocar toallas húmedas en umbrales y marcos de ventanas. Al ingresar al hogar, cambiarse de ropas. Aspirar los ambientes para disminuir la cantidad de cenizas. No sacudir ni pasar el plumero. Usar máscaras de alta eficiencia que filtran partículas muy  pequeñas. Los barbijos no filtran la totalidad de las partículas en especial las muy pequeñas, ni  gases tóxicos. (Fuente: Dr. Samuel Azar 011-1544088557).

fuente

elcordillerano

link

Tag(s) : #SALUD