Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Lo fundamental que debes saber, antes de iniciar cualquier tipo de comparación, es que dentro de las baterías (de cualquier tipo) la energía se genera gracias a una reacción electroquímica que involucra a tres elementos fundamentales que no debes confundir ni olvidar que existen: un ánodo, un cátodo y un electrolito (que puede ser líquido, sólido o una combinación de ambos) que sirve de medio físico para que la corriente circule dentro de la batería. Durante el período de descarga de la batería (pila/acumulador/celda/célula), es decir, cuando transfiere energía a un circuito o, cuando alimenta un circuito, el Ánodo es el terminal negativo y el Cátodo es el terminal positivo. Estos dos componentes, conocidos como electrodos, son los que ocupan el mayor espacio físico en la estructura de una batería y en las reacciones químicas que se producen en el interior de ellas. Cuando están conectados a una línea eléctrica, una carga eléctrica fluye libremente entre ellos, desde el ánodo hasta el cátodo, atravesando y transportando energía en el circuito al que está conectada la batería. Dicho de otro modo: al conectar una batería a un circuito, la corriente de electrones circula desde el negativo de la batería (los electrones son repelidos desde ese electrodo), atraviesa el dispositivo alimentado y retorna a la batería entrando por el terminal positivo. ¿Suena raro? Obsérvalo en este video (está en inglés, pero es muy explícito):


 

La diferencia entre las baterías alcalinas comunes y las recargables es que la reacción química es reversible dentro de una batería recargable. Esto es, cuando la energía eléctrica desde una fuente externa (por ejemplo, un cargador) se aplica a la batería, el flujo de electrones que se produce durante la descarga se invierte. Esto es, los electrones salen del terminal negativo del cargador, ingresan por el terminal negativo de la batería (en el escenario anterior salían desde allí, ahora ingresan) recorren el espacio ocupado por el electrolito y retornan hacia el cargador saliendo de la batería por el terminal positivo. Mientras esto sucede, la carga de la batería se restaura, se regenera, se re-carga. Explicado en pocas líneas, podemos decir que el proceso electroquímico que se da lugar dentro de una batería es conocido como reducción – oxidación (redox)  donde uno de los electrodos se oxida (pierde electrones) y el otro se reduce (gana electrones) y mientras la batería entrega energía a un circuito, los electrones circulantes no se pierden en el consumo, sino que cambian su estado de oxidación retornando a la batería por el electrodo opuesto al que salieron. Te reiteramos, esto es explicado en pocas líneas, la función de este artículo es saber cuándo debemos usar baterías comunes o cuándo la aplicación amerita el uso de baterías recargables.   

Siempre es importante aclarar un interrogante que asalta a los usuarios al momento de tomar conocimiento de la existencia de baterías que se pueden recargar una y otra vez. ¿Estas baterías son eternas? No, estas baterías no duran para siempre; tarde o temprano mueren y su vida útil se cuenta en ciclos de carga. Por lo general, la vida útil de una batería recargable admite cientos de ciclos de reutilización antes de comenzar a perder rendimiento en forma paulatina.  Los usuarios, por desconocimiento, falta de atención, y creencia en raras magias dominadas por las ciencias ocultas han encontrado la manera de acelerar este proceso de destrucción de una batería recargable. Entre las razones habituales está el uso de cargadores erróneos. Con ellos, las baterías pueden sufrir excesos de carga que las harían tomar temperaturas peligrosas y debemos recordar que el calor es el peor enemigo de las baterías. Te puede parecer exagerado, pero hay personas que hasta colocan al revés las baterías dentro de los cargadores tradicionales para unidades de NiMh. Si colocan al revés las baterías dentro de los equipos, ¿Porque crees que no lo harían en el cargador?

Las baterías recargables necesitan de un cargador apropiado, no puedes usar cualquier cosa para cargarlas Las baterías recargables necesitan de un cargador apropiado, no puedes usar cualquier cosa para cargarlas

Utilizar las baterías en aplicaciones incorrectas también puede acelerar su destrucción. Imaginemos una aplicación que necesite una corriente nominal de trabajo de 2,5Amperes y utilicemos baterías recargables de 2700mAh. Las baterías necesitarán recargas muy seguidas y esto se transformará en pocas semanas de vida. Por último, el almacenamiento de una batería parece ser algo que no necesite mayores explicaciones, sin embargo, el calor del sol o el frío de los lugares donde la mayor parte del año hay nieve, también son factores nocivos para una batería.   
  Continuar leyendo

Tag(s) : #CIENCIA y TECNOLOGIA