Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Twitter y Facebook xxx: sexo y más sexo entre followers
web
 
Una nueva forma de encontrar sexo: las redes sociales.Las redes sociales se usan, en un 90 %, con fines sexuales. Coquetear e histeriquear por Tw o Fb ahora es súper "in". ¿Pero se concreta? ¿Cómo son los perfiles "supersexies"? Pase lector. Mire, lea y opine. Así se piropea y se "levanta" en el siglo XXI

Revolucionarias, sorprendentes, masivas; las redes sociales son el boom del siglo XXI.

Estos espacios de Internet –basta recordar el ejemplo argentinísimo de “Cumbio y su fotolog-verdaderamente han permitido que cada individuo protagonice un modesto reality show.

Unos más, otros menos, muestran su vida por la web y viven sus cinco minutos de fama según se acrecienta la cantidad de amigos o seguidores: allí cuentan lo que hacen, reflejan lo que escuchan, comparten sus fotos, dejan videos, escriben poemas y hasta prolongan su vida después de la muerte –hay conocidos casos en Mendoza en que amigos o familiares mantienen activos los perfiles luego de la muerte de su dueño, en un accidente o por una enfermedad-.

El Facebook “de mentira”

Según afirma un estudio elaborado por el prestigioso investigador de las Social Networks Dan Zarrella, el 90% de los links de los usuarios de Facebook contienen información de carácter sexual.

El dato cobra relevancia cuando se compara con el 10% restante, que es usado para cuestiones de trabajo o para el simple reflejo de la vida personal.

Por supuesto que es así. Existen los perfiles fantasmas. Y todos tienen como fin último el levante o el espionaje. ¿Los casos? Los siguientes:

El otro yo. Es un invento de ellas, hay que reconocerlo. Se trata de un Facebook totalmente inventado, generalmente con un nombre llamativo y una foto de una chica con un lomo infernal. ¿Para qué sirve? El espionaje casi profesional es la respuesta:

1- Para que te agregue tu ex y puedas ver en qué anda.
2- Para que te agreguen el/los chicos que te gustan y puedas saber si son gateros o son “chicos de su casa”.
3- Para poder insultar o mensajear a la perra inmunda que te robó el novio, o pretendiente, o marido.
4- Para fantasear con ser desinhibida, comehombres, turrita y zafada… cosa que no se permite en la vida real.

Pero no son solamente las chicas las dueñas de estas artimañas. “Yo creí que era algo netamente de minita y la verdad me sorprendí. Hay muchos `supermachos´ con face trucho que lo tienen para que sus novias no se enteren de las amantes y gatitos que tienen por ahí”, asegura una notaria local.

“También están los que se crean perfiles falsos porque son unos simples paj... y chusmas que quieren saber vida y obra de las mendocinas lindas, pendejas, hot”, resalta una bella community manager.

El Facebook “tuneado”.

Se da cuando el perfil es real, pero a la vez, ficticio.

Aparecen ell@s con una foto real pero que es la única en que salieron medianamente sexies en toda su vida y la dejan todo el año. ¿Para qué? Para conformarse con alguno que otro halago en el muro tipo ¡Qué ojos! ¡Qué lind@ que sos! o un básico y burdo ¡Te mato! ¡Te parto!

“Las fotos hot en el avatar o en la foto de perfil, me parecen de pendej@. Son l@s típic@s que calientan el agua y después se hacen l@s difíciles cuando les proponen tomar mate. Peor aún me parece cuando ponen fotos alteradas con photoshop. Sé de casos que lo hacen y me parecen personas tristes, que son tan inseguras de sí mismas q necesitan mentir y mentirse”, lanzó lapidaria una internauta.

“Las cuentas fantasmas, creo q son de menores de 22. Si l@s mayores de esa edad las hacen, definitivamente deberían conseguir una vida urgente y que esa vida incluya un psicólogo”, sentenció.

Twitter: la calentura verdadera

Twitter llegó y trajo algo mucho más hot que la tonterita de la camarita o la pavada del perfil de Facebook: la histeria o el coqueteo intelectual.

Nos creamos una cuenta, empezamos a tener seguidores -y también a seguir masivamente a otros- y nos prendamos de algunos. Nos obsesionamos, quizás.

Están los peligrosos. Los que no tienen vida propia e inventan las historias más increíbles que uno pueda imaginar. Usan Twitter para deslumbrar, para hacerse los copados, para conquistar… y están todo el día allí porque no tienen otra cosa que hacer. Get a life, querid@. Get a life, corazón.

Pero están l@s que si tienen una vida –y bien armada- en lo real y sin embargo son galanes. Son seductoras. Y cuando queremos acordar, ya estamos desvelad@s esperando el mention de ese o esa con quien me picudeo, con quien debato, con quien flirteo. Nos devana los sesos, nos enloquece pensar que va a contestarnos fulanito o menganita a nuestra genial y ocurrente frase tiroteada.

Pueden seducirnos varios perfiles: el/la picante, el/la que te hace reír, el/la que te hace pensar, el/la que manda fruta, el/la sutil, el/la alternativ@... ese rey, esa reina… ese o esa que está comprometido, casado o noviando y que te provoca una tensión de pensamiento y un cosquilleo cuando sabés q te lee y espera tus twits.

Empiezan tirándote un piropo ligero, grácil… bien sutil. Educado. Sus juegos son los de un señor formal o una señorita intelectual. ¡Ojo! A lo mejor no. A lo mejor la estrategia es la del ocurrente. Desde entonces –porque engancharon, porque hay una onda indiscutible- no paran de decirte cosas pero con altura.

Eso calienta firme. Y para algunos está bien. “Sirve para hacerse mimitos, para hacerse los lindos, para renovar la autoestima sin mandarse cag%$&, sin que pase a mayores”, se justifican.

Sin embargo, no es tan simple la cosa. Por momentos asusta. Porque digamos la verdad… ¿Qué tan inocente o qué tan poco afecta a nuestra vida real y concreta, si estamos tensos, expectantes, mirando la compu –o el celu- a cada rato solo para ver si llegó ese DM? ¿Qué tan cándido, tan casto es el jueguito si sentís un cosquilleo de placer cuando leés su nickname y te cambia el humor, y te ponés un poquitín adolescente?

“Pasa que hay algunos que no entienden que es solo eso: una cuestión mental en donde  nunca se va a llegar a lo concreto. Te diría que ni siquiera te provoca algo físicamente… es puro y exclusivo flirteo”, insisten, firmes.

Get a room”, dicen otros. Hay que dejarse de joder. Hay que ir a los bifes. Hay que abandonar los piropitos. Hay onda. Hay feeling. El mismo cosmos pide un encuentro. Basta de tonteras, Hay que consumar. Al cuarto, urgente. ¡Get a room!

El piropeo constante, la batallita de seducción virtual no tiene razón de ser por sí misma. Deseamos lo terreno, lo real… tenemos “apetito desordenado de placeres deshonestos”. Somos concupiscentes, que le vamos a hacer.

Las opciones son dos: flirteo por flirtear, o invito al baile y salgo a la pista. La realidad es que este mundo es cada vez menos platónico.

Podemos jugar el partido y ver que pasa. Por supuesto, también podemos irnos al mazo.

Tag(s) : #SEXO