Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Especialistas españoles realizaron una reconstrucción completa de pene mediante un implante de prótesis a un paciente de 41 años con carcinoma epidermoide, quien pudo recuperar su actividad sexual.

La intervención, llevada a cabo por médicos del Servicio de Urología y de Cirugía Plástica del madrileño Hospital Universitario 12 de Octubre, es la primera de este tipo que se realiza en España, ya que existen antecedentes pero en cirugías de cambio de sexo o no completas – sin prótesis- en caso de mutilación por motivos diversos.

El cuerpo médico explicó que en los casos de carcinoma de pene siempre se requiere de cirugía, pero dependiendo del tamaño y agresividad de la lesión, se realiza amputación parcial o total. Como consecuencia de esta mutilación, las funciones sexuales y miccionales se ven afectadas en casi todos los casos.

Para mejorar la calidad de vida del paciente, los especialistas planificaron una reconstrucción total, incluyendo realización de un neopene, una neouretra y el implante de una prótesis.

En una primera operación se realizó la amputación para erradicar la lesión tumoral, con un resultado oncológico excelente, puesto que el paciente no necesitó posteriormente ningún otro tratamiento y fue dado de alta.

Doce meses después de aquella intervención se efectuó la reconstrucción de pene en una operación que duró unas 10 horas. Este procedimiento quirúrgico, muy poco frecuente, se hizo utilizando una pieza del tejido del propio paciente de la zona anterior del antebrazo derecho nutrida por una arteria y dos venas.

Ese tejido fue enrollado a modo de dos cilindros, cada uno en un sentido, para que una de las vueltas sirviera para la reconstrucción de la uretra y la otra para el forro externo cutáneo.

El tejido fue implantado en la zona a reconstruir luego de darle una estructura sanguínea propia y conectarlo a las arterias y vasos de la zona inguinal. Inmediatamente después se conectó la envoltura cutánea externa, anclándola al pubis.

La evolución satisfactoria del paciente, sin constatación de recidiva tumoral y con un tejido trasplantado funcionalmente perfecto, permitió a los urólogos implantar, luego, una prótesis para solventar los problemas relacionados con su actividad sexual.

La prótesis, implantada con una única incisión, consta de tres componentes: cilindros eréctiles, reservorio y bomba hidraúlica.

En condiciones normales el cilindro está vacío y se asemeja a un pene en detumescencia, pero cuando se llena de suero se pone rígido y simula perfectamente una erección fisiológica.

A dicho cilindro le llega el suero procedente de un reservorio que se implanta a través del orificio inguinal derecho, para dejarlo ubicado en el espacio retropúbico o de Retzius, detallaron los médicos.

La bomba para trasladar el suero desde el reservorio al cilindro queda emplazada en el escroto, y el paciente sólo debe presionar esta bomba para conseguir la erección.

Tras cuatro días de hospitalización, el paciente recibió el alta médica, y actualmente mantiene relaciones sexuales satisfactorias, se informó.

Tag(s) : #SALUD