Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Cancer de Páncreas prevencion cuidados orientacion alimentacion

Es muy importante para una buena salud una correcta alimentación

Y la practica diaria de ejercicios, todos los órganos del cuerpo merecen

La máxima atención hoy es la vez del páncreas, las informaciones que

Posteo aquí pertenecen a una de las mas afamadas revistas del mundo

.

Betocammpos

El páncreas es una glándula que está situada por debajo del estómago, en la parte posterior del abdomen. Desempeña un papel fundamental en la digestión y absorción de alimentos ya que se encarga de secretar las enzimas precisas para ello en el intestino y controla los niveles de glucosa en sangre mediante la producción de insulina, una hormona cuya función es estimular a los músculos y a las células para que absorban la glucosa. Dicho esto, debe tenerse en cuenta que cerca del 95% de las células pancreáticas son exocrinas siendo su función la de producir los jugos pancreáticos que se requieren para la digestión y absorción de los alimentos.
Ahora bien, la actividad endocrina del páncreas se centra en determinadas agrupaciones celulares denominadas Islotes de Langerhans -que representan sólo el 2% de todo el volumen pancreático- y que son las que se encargan de liberar las diferentes hormonas responsables del mantenimiento de los niveles de glucosa. Y son tres las principales hormonas que libera. La primera es la insulina, que se segrega cuando la concentración de glucosa en la sangre aumenta. Así ocurre poco después de comer. Gracias a su acción la glucosa sobrante es almacenada por el hígado en forma de glucógeno. La segunda es el glucagón que, entre otras funciones, contribuye a descomponer el glucógeno almacenado en el hígado a fin de ser utilizado, lo que provoca la concentración de azúcar en sangre. Y la tercera es la somatostatina, responsable de regular la producción y transmisión de las dos ya mencionadas.

DIFERENTES PATOLOGÍAS DEL PÁNCREAS
Cáncer pancreático
El de páncreas ocupa el quinto lugar en la lista de mortalidad por cáncer y el segundo entre los tumores del aparato digestivo después del cáncer de colon.
Es más habitual entre las personas de raza negra y lo sufren más los varones que las mujeres. También suele aparecer en muchos enfermos de pancreatitis crónica y en los que padecen diabetes mellitus de larga evolución así como en las personas que están expuestas habitualmente al DDT y al petróleo y productos derivados. Es asimismo habitual entre quienes se alimentan fundamentalmente de comidas ricas en grasas saturadas. Hace poco se comprobó también que el consumo habitual de aspirina durante años puede provocar cáncer de páncreas (vea la noticia publicada en el nº 56 en nuestra web: www.dsalud.com).

Pancreatitis aguda y crónica
Se conocen dos formas principales de pancreatitis aguda: la pancreatitis aguda intersticial y la pancreatitis aguda hemorrágica. La primera se presenta en el curso de enfermedades infecciosas y la segunda, mucho más grave, se caracteriza por necrosis pancreática, destrucción vascular y hemorragia.
La pancreatitis crónica es el resultado de pancreatitis agudas recidivantes, la mayoría probablemente subclínicas. Es más frecuente en alcohólicos que en pacientes con litiasis.

Diabetes
Es un trastorno general del metabolismo que se caracteriza por un aumento anormal de los niveles de glucosa en sangre. Se distinguen dos tipos:
-Diabetes Tipo I. En este tipo es característica su aparición brusca, normalmente en sujetos de menos de 30 años. En el momento de su manifestación la mayoría de las células que producen insulina están destruidas. Requieren tratamiento dietético e insulínico.
-Diabetes Tipo II. Es de aparición progresiva presentándose en sujetos de más de 40 años y, por lo general, obesos. La producción de insulina en el momento en que se desarrollan los síntomas es escasa y poco efectiva. En sujetos con diabetes no insulina-dependiente es probable que su tolerancia a la glucosa mejore con la mera reducción de peso.
Dejando claro que la pancreatitis es una enfermedad grave que debe ser tratada de urgencia, hablaremos ahora de las recomendaciones generales para un mantenimiento saludable del páncreas y preventivo de la diabetes tipo I y II.

RECOMENDACIONES GENERALES
-Adelgace si está obeso o padece sobrepeso.
-Haga el ejercicio físico adecuado a su caso de forma regular.
-Evite el consumo de tabaco.
-Respete los horarios de las comidas.
-Aumente la ingesta de fibra.
-Utilice edulcorantes no calóricos.
-Evite las fluctuaciones de glucemia.
-Elimine la ingesta de azúcares simples y harinas refinadas.
-Elimine de su vida la comida basura, los alimentos precocinados y las comidas preparadas. -Reduzca drásticamente o elimine el consumo de alcohol, café, colas y bebidas con gas.

ALIMENTOS ADECUADOS
-Aguacate: favorece el mantenimiento de un nivel adecuado de la glicemia así como el equilibrio en la composición de las grasas del organismo.
-Alcachofas: contienen cinarina, de acción suavemente hipoglucemiante.
-Apio: regula el nivel de glucosa en sangre, reduce el nivel de colesterol y neutraliza el exceso de ácidos grasos consecuentes a la diabetes.
-Arándanos: los frutos del Mirtilo Negro tienen gran utilidad en esta patología pues contienen antocianósidos por lo que son vasoprotectores.
-Cebolla: es un alimento alcalinizante que protege además contra la arteriosclerosis y disminuye los niveles de glucosa en sangre.
-Cereales integrales: previenen la diabetes y resultan muy bien tolerados.
-Champiñón: su importancia ha quedado demostrada en la evolución y mejoría de la diabetes.
-Fruta: la fruta es necesaria en caso de padecer diabetes pues aporta vitaminas antioxidantes que mejoran su evolución y protegen frente a otras patologías secundarias. Debe tomarse la precaución de evitar el exceso en su ingesta y procurar no consumir las frutas desecadas. Las mejor toleradas son el plátano y el mango.
-Frutos secos: tanto los oleaginosos como las semillas de girasol o calabaza proporcionan energía en forma de ácidos grasos de fácil asimilación así como vitaminas del grupo B, vitamina E y minerales. Como además son pobres en hidratos de carbono son muy fáciles de adaptar a las dietas de los diabéticos.
-Germen de trigo: contiene vitaminas B1 y E cuya acción combinada tiene un efecto antidiabético al disminuir las necesidades de insulina y el nivel de glucosa en sangre.
-Legumbres: favorecen la regulación de la glucosa en sangre por su contenido en fibra: garbanzo, guar, soja, almorta, lenteja, altramuz, alfalfa, judía (fríjol), azuki y judía mungo.
-Patata: aporta hidratos de carbono complejos y fibra lo que favorece que durante la digestión la glucosa se libere lentamente.
-Verduras: son bien toleradas por los diabéticos y debido a su escaso aporte calórico evitan la obesidad. En el caso que nos ocupa resultan especialmente recomendadas el brécol, la coliflor y, en general, toda la familia de las coles (crucíferas) incluyendo la col fermentada, la endibia, la escarola, la lechuga, la judía verde, el guisante y el pepino.

COMPLEMENTOS
-Vitamina B6 (Piridoxina): se ha mostrado eficaz frente a la neuropatía diabética. También previene otras complicaciones de la diabetes ya que actúa como coenzima en la creación de puentes cruzados en el colágeno e inhibe la agregación plaquetaria.
-Vitamina B8 o H (Biotina): actúa de forma sinérgica con la insulina y, de forma independiente, aumentando la actividad de la glucokinasa.
-Vitamina C: previene que el azúcar intracelular se convierta en sorbitol, hecho asociado a trastornos visuales, nerviosos y renales en pacientes diabéticos. La deficiencia de vitamina C puede causar además problemas secundarios a la diabetes.
-Vitamina E: inhibe la liberación de plaquetas y la agregación plaquetaria. Actúa como protectora del sistema circulatorio por lo que es fundamental en el tratamiento de la diabetes. Asociada al selenio es más efectiva.
-Cromo: éste se almacena en el hígado formando parte del denominado Factor de Tolerancia a la Glucosa (GTF), con funciones muy importantes en la economía corporal. Este elemento aparece muy bajo en pacientes diabéticos.
-Cobre: junto con el cromo y el manganeso interviene en la formación de la insulina.
-Manganeso: cofactor de enzimas importantes del metabolismo de la glucosa.
-Zinc: actúa en sinergia con el zinc por lo que los alimentos ricos en este último ayudan a aprovechar mejor el primero. El zinc tiene un efecto protector frente a la destrucción de las células beta del páncreas.
-Magnesio: interviene en la producción de insulina en el páncreas. Está reducido de forma significativa en los diabéticos ya que -en especial los insulinodependientes- lo eliminan en gran cantidad por la orina.
-Níquel: interviene en el metabolismo de la glucosa. Su nivel en sangre es proporcional al de insulina. Aumenta cuando ésta lo hace (tras una comida rica en glúcidos) y también disminuye cuando desciende el nivel de insulina). Facilita el almacenamiento hepático de la glucosa que se ha transformado en glucógeno.
-Potasio: mejora la sensibilidad, la capacidad de respuesta y la secreción de insulina en los diabéticos.
-Carnitina: es importante porque potencia la degradación de los ácidos grasos previniendo así la cetoacidosis diabética.

(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir son trabajo de un especialista de la salud y en ningún modo este artículo puede ser utilizado como tratamiento específico. Sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo).

José Ramón Llorente

http://www.dsalud.com/medicinaorto_numero62.htm


Tag(s) : #SALUD