Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

 

Adiós a contar la fecundación humana como una carrera en la que los espermatozoides pugnan entre sí hasta que solo uno consigue llegar al óvulo. Por lo menos no de esa forma tan simplista, a juzgar por dos artículos que se han convertido en la portada de la revista Nature.
Los trabajos descubren un mecanismo molecular que permite a los espermatozoides detectar a los óvulos cuando están listos para ser fecundados. Pero el óvulo no juega un papel pasivo ni mucho menos. Las células cumulus que rodean a los óvulos liberan la hormona esteroide progesterona, que induce el influjo de los iones Ca2+ en los espermatozoides. De esta manera, se produce un aumento de la actividad del esperma y provoca el movimiento de los espermatozoides hacia el óvulo. Hasta el momento, los mecanismos que subyacían a este proceso se desconocían.

Sus responsables, un equipo de científicos de la Universidad de California en San Francisco (EEUU) y el Centro de Estudios Europeos Avanzados en Bonn (Alemania), dirigidos por Yuriy Kirichock y Benjamin Kaupp respectivamente, creen que su trabajo podría ayudar al desarrollo de una nueva clase de anticonceptivos no hormonales.

Los estudios ponen por tanto de relieve el papel de un canal iónico inusual. La progesterona activa un canal de calcio sensible al pH denominado CatSper, lo que produce un rápido influjo de iones de calcio a los espermatozoides.

Al igual que otras hormonas esteroides, la progesterona se conoce al actuar normalmente a través de un receptor intracelular. Sin embargo, los trabajos publicados en Nature muestran claramente que, en el esperma, la progesterona puede enviar mensajes de atracción a través de un mecanismo no genómico.

Imagen: Carin Cain, Polina Lishko y Yuriy Kirichok.

leer mas en

ciencia y tecnologia

Tag(s) : #CIENCIA y TECNOLOGIA