Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Casi todas las semanas nos enteramos sobre algún avance en las tecnologías que utilizamos para diseñar y construir las baterías que alimentan los miles de millones de dispositivos móviles que utiliza la humanidad día a día. Hemos visto proyectos para construir desde baterías plásticas ultra delgadas hasta otras que utilizan láminas de papel y orina para funcionar. Pocas veces estos proyectos, a pesar de lo útiles que resultarían, llegan a convertirse en un producto comercial. Pero cuando lo logran, nuestros cacharros aumentan su autonomía a la vez que disminuyen su peso y tamaño. Lo último en esta materia es el proyecto en el que trabajan los científicos de la Universidad de California: una batería basada en nanotecnología que podría ser más pequeña que un grano de sal.

Asi de pequeña puede ser tu próxima batería. (Flickr/ pagedooley)
Asi de pequeña puede ser tu próxima batería. (Flickr/ pagedooley)

Como ocurre a menudo, el proyecto ha recibido aportes económicos de la agencia DARPA, que a esta altura ya se ha convertido en el equivalente moderno de los mecenas de la Edad Media. Si tienes un proyecto que remotamente pueda tener alguna aplicación bélica, con gusto financiarán tu idea. En este caso, las diminutas baterías de ion de litio proyectadas por Jane Chang y su equipo serán posibles gracias a una investigación que les ha permitid diseñar un electrolito sólido muy pequeño que permite que la carga fluya entre dos electrodos. Este electrolito no es otra cosa que una serie de  nanocables recubiertos con un material conductor. Chang ha trabajado a partir de la deposición de capas aluminosilicato de litio de unos pocos átomos de espesor sobre los nanoconductores. Este compuesto, de estado sólido, permite que la corriente fluya por la batería. Los nanocables han sido diseñados para tener una alta relación entre su superficie y su volumen, haciéndolos más eficientes.  Chang explica que han “logrado la misma densidad de potencia disponibles en las tradicionales baterías de iones de litio, pero con un tamaño mucho más pequeño”.

Tambien generarán menos desperdicios. (Flick/Eva Ekeblad )
Tambien generarán menos desperdicios. (Flick/Eva Ekeblad )

A pesar del entusiasmo con el que recibimos esta noticia, no debemos pensar que dentro de pocos meses tendremos una de estas baterías alimentando nuestros teléfonos móviles o netbooks. En el mejor de los casos, y suponiendo que todo lo realizado por  Jane Chang sea correcto, pasarán al menos 6 o 7 años antes que una pequeña de estas llegue a tu tienda favorita. Solo nos queda esperar.

neoteo.com

Tag(s) : #CIENCIA y TECNOLOGIA