Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Estudio de cientificos británicos

La promiscuidad en el Pleistoceno

Los neandertales eran más lujuriosos que el hombre actual. La clave está en la longitud de los dedos de las manos...

    • Foto 1 de 1

       

Tras analizar los restos fósiles de dedos de simios primitivos y de homínidos extinguidos, científicos de las universidades de Liverpool, Southampton y Calgary, en el Reino Unido, concluyeron que los neandertales eran más promiscuos y lujuriosos que el hombre moderno.

Los investigadores quisieron conocer los niveles de exposición de esas especies a los andrógenos prenatales, un grupo de hormonas muy importantes en el desarrollo de características masculinas como la agresividad y la promiscuidad.

Los andrógenos, como la testosterona, afectan a la longitud de los dedos durante el desarrollo del feto. Altos niveles de esas hormonas aumentan la longitud del cuarto dedo en comparación con el segundo, dando lugar a un bajo índice en la longitud del dedo anular. Se cree que los andrógenos prenatales afectan a los genes responsables del desarrollo de los dedos de manos y pies y al sistema reproductivo.

Analizaron entonces los restos de dedos fósiles de neandertales y simios primitivos, así como de los homínidos “Ardipithecus ramidus” y “Australopithecus afarensis” para descubrir su conducta social.

Los expertos descubrieron que la longitud del dedo anular en los neandertales era menor que en la mayoría de los humanos actuales, lo que sugiere que habían estado expuestos a altos niveles de andrógenos prenatales y, como consecuencia, eran más promiscuos y competitivos.

La investigación también sugiere que los primeros homínidos, Australopithecus que datan de hace entre 3 y 4 millones de años, eran probablemente monógamos. Quienes estén midiendo la longitud de sus dedos deben saber que más del 2% del genoma del ser humano moderno procede de los neandertales.

larazon.com

Tag(s) : #SEXO