Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

CONTENIDO ENERGÉTICO DE LOS NUTRIENTES
Los nutrientes de los alimentos se transforman en nuestro organismo a través de una serie de reacciones químicas de oxidación que, al final, producen calor -es decir, energía- como en cualquier otra combustión.
Por supuesto, no todos los nutrientes tienen el mismo poder energético. Los hidratos de carbono y las proteínas proporcionan unos 17.2 kilojulios o 4.1 kilocalorías por gramo y las grasas 38.9 kilojulios o 9.3 kilocalorías/ gramo.
Ese valor calórico final nos indica la cantidad de energía que podemos extraer de los nutrientes pero el problema es que para ello debemos utilizar nuestra propia energía y no es lo mismo en el caso de los distintos principios inmediatos. Concretamente, para sintetizar las proteínas de nuestro organismo necesitamos prácticamente la misma energía que para digerirlas, por lo que las proteínas no son una buena fuente de energía sino fundamentalmente elementos plásticos.



LA LEYENDA DE LAS VITAMINAS
La creciente moda de las vitaminas es imparable. Se les atribuyen poderes casi milagrosos y la leyenda está tan arraigada que muchos alimentos y bebidas se anuncian por las vitaminas que dicen contener más que por sus virtudes nutritivas.
Y, ciertamente, las vitaminas cubren funciones muy diferentes en nuestro organismo que van desde la participación en procesos de síntesis de otras sustancias hasta funciones de protección contra la superoxidación, como la vitamina E. Sólo que las cantidades que necesitamos diariamente vienen a cubrirse de sobra con la dieta normal ya que generalmente son muy pequeñas y, además, nuestro organismo las conserva durante mucho tiempo y muchas de ellas las recicla y aprovecha al máximo.
Por otro lado, tampoco están exentas de peligros ni de toxicidad. La vitamina A (tan de moda para tomar el sol) es una de las más tóxicas, pudiendo producir -cuando se superan las 100.000 unidades diarias- pérdida de pelo, náuseas, diarrea, piel escamosa e irritada, pérdida de visión, alteraciones del ritmo menstrual y cansancio. Y no hay que olvidar que una taza de zanahoria cocida contiene 15.000 unidades de vitamina A.
Otro tanto puede decirse de la vitamina D -que interviene activamente en la utilización del calcio en nuestro organismo- y de otras muchas del grupo B.
Las vitaminas son pues necesarias y sus efectos beneficiosos indudables para el buen funcionamiento del organismo pero no se debe abusar .
Tag(s) : #SALUD