Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Sarmiento Cipayo,barbaro

Sarmiento: ¿civilizado o bárbaro?
por Norberto Galasso
Sarmiento y las corrientes historiográficas
A través de su vida política, de sus luchas y escritos periodísticos, de sus obras literarias y de su correspondencia, hay VARIOS Sarmientos que difícilmente puedan identificarse y valorarse de una sola manera.
El más conocido es el Sarmiento ideólogo, que ofrece a sus contemporáneos un cuerpo de ideas que conforman el pensamiento más representativo de la clase dominante, durante varias décadas.
Más allá de que Sarmiento haya sido consciente o no, él le entrega a la clase dominante una herramienta poderosísima para hegemonizar ideológicamente al resto del país, especialmente a la clase media. En este sentido, sin ninguna duda, es un reaccionario, porque su concepción ideológica y política permite legitimar el orden semicolonial. A través de sus ideas, la oligarquía azonza a los argentinos, implanta la colonización pedagógica (en el idioma usado por Jauretche) es decir, logra el consenso, impone, como diría Gramsci, el sentido común de la sociedad argentina o, como decía Marx, logra que -las ideas de la clase dominante sean las ideas dominantes en la sociedad.
1. Por esta razón, la Historia Oficial lo celebra junto a Rivadavia y Mitre, no por su gestión presidencial, ni por su literatura, sino por su ideología.
2. Por la misma razón, la Historia Social lo respeta y evita criticarlo. (Más bien prefiere dedicarse a denostar a José Hernández, su reverso ideológico, o a Felipe Varela, una alternativa latinoamericana o a Raúl Scalabrini Ortiz por desnudar el andamiaje de opresión semicolonial montado por el Imperio Británico).
3. A su vez, el nacionalismo de derecha lo juzga un enemigo, no por darle ideología a la clase dominante, sino por haber sido abanderado de la ley 1420 de enseñanza laica, en detrimento de la escuela confesional. Las bombas de alquitrán con que tradicionalmente Tacuara y otros grupos nacionalistas festejaban los 11 de septiembre haciendo puntería en los bustos de Sarmiento, tienen ese sentido de defensa de la religión y de lo tradicional, y no sentido antiimperialista.
4. Jauretche formula la crítica más profunda a Sarmiento en cuanto a la función cumplida como ideólogo, reconociéndole algunas virtudes en otros terrenos, como el literario, pero insistiendo en que lo grave es el sarmientismo, como religión o concepción de la oligarquía y los sarmientudos, peores que Sarmiento. Más allá de esta función negativa, lo reconoce como un bárbaro, como un primitivo, como un Facundo que agarró pa' los libros.
5. El revisionismo federal - provinciano se ha preocupado por retomar ese aporte de Jauretche y por distinguir a Sarmiento de Mitre, especialmente en el período 1868/ 1874, durante su gestión presidencial.
Sarmiento ideólogo
Jauretche comienza sosteniendo que un ideólogo es Quien ama la idea como idea, como abstracción, pero no la cosa en sí. El ejemplo más nítido es el pequeño burgués que se juzga socialista y vanguardia de la clase trabajadora, pero cree que los trabajadores se equivocan siempre cuando votan, dada su incultura. Por tanto, ama el socialismo y ama también a un trabajador abstracto, en estado puro, pero desprecia al trabajador real, al cual no conoce pero al que supone engañado por ingenuo, incapaz e iletrado, de lo cual proviene su peronismo, producto de la demagogia.
Señala Jauretche que el General Roca dio la mejor definición de Sarmiento considerándolo un ideólogo: -Amaba a la Patria, pero no a sus compatriotas; amaba a la educación, pero no a los maestros; amaba a la humanidad, pero no a sus semejantes. (El mismo Jauretche señala, como experiencia propia, que tuvo que romper con la ideología oligárquica dominante para sustituir el amor a la humanidad en abstracto por el amor a nuestros paisanos, humanidad efectiva y concreta ).
¿Cuál es la ideología Sarmientina? Tiene su columna vertebral en la concepción civilización o barbarie.
Supone que la "civilización" está en Europa y la barbarie, en América. Por tanto, la América bárbara no puede desarrollarse, crecer desde ella misma, porque es incapaz, iletrada, abúlica, racialmente inferior. Para progresar, debe importar lo europeo. Cuanto más importe de Europa, más civiliza, más destruye la barbarie. Civilizar es implantar lo europeo, destruir lo propio. LUEGO, CIVILIZAR ES DESNACIONALIZAR. En términos más concretos: aniquilar al indio, al gaucho, al negro, al mestizo, aniquilar las leyendas y tradiciones, las costumbres, las industrias propias, las experiencias, las expresiones de las multitudes autóctonas, los caudillos nacidos como expresión también de esa realidad bárbara.
La barbarie, según Sarmiento
a) Los indios
1) -¿Lograremos exterminar a los indios? Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa canalla no son más que unos indios asquerosos a quienes mandaría colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces de progreso, su extermino es providencial y útil, sublime y grande. Se les debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado (1).
2) -San Juan ha caído en poder de los revolucionarios, de ese partido de descendientes de indios que combatí toda mi vida (2).
3) -Estamos por dudar de que exista el Paraguay. Descendientes de razas guaraníes, indios salvajes y esclavos que obran por instinto o falta de razón. En ellos, se perpetúa la barbarie primitiva y colonial... Son unos perros ignorantes... Al frenético, idiota, bruto y feroz borracho Solano López lo acompañan miles de animales que obedecen y mueren de miedo. Es providencial que un tirano haya hecho morir a todo ese pueblo guaraní. Era necesario purgar la tierra de toda esa excrecencia humana, raza perdida de cuyo contagio hay que librarse (3).
b) Los negros
-Los negros... ponían en manos de Rosas un celoso espionaje, a cargo de sirvientes y esclavos proporcionándole, además, excelentes e incorruptibles soldados de otro idioma y de una raza salvaje... Felizmente, las continuas guerras han exterminado a la parte masculina de la población... (4).
c) Los gauchos
1) -No trate de economizar sangre de gauchos. Es lo único que tienen de humano. Este es un abono que es preciso hacer útil al país (5).
2) -Se nos habla de gauchos... La lucha ha dado cuenta de ellos, de toda esa chusma de haraganes. (6).
3) -Sandes ha marchado a San Luis... Si va, déjelo ir. Si mata gente, cállense la boca. Son animales bípedos de tan perversa condición que no sé qué se obtenga con tratarlos mejor. (7).
4) -Yo he habituado los oídos de los americanos a oírse llamar bárbaros. (8).
5) -El partido bárbaro que hemos combatido tantos años aprovecha la guerra del Paraguay y la debilidad del gobierno y empieza a sublevarse en las provincias del interior... Puede imaginarse que a mi edad ya me faltan las fuerzas para emprender de nuevo la lucha contra la barbarie de nuestras ignorantes masas populares. (9).
6) En Conflictos y armonías de razas en América, expresa su desprecio y descalificación por indios, negros y gauchos.
d) Los caudillos
1) Sobre el asesinato y degüello del Chacho expresa: -He aplaudido la medida, precisamente por su forma. Sin cortarle la cabeza a aquel inveterado pícaro y ponerla a la expectación, las chusmas no se habrían aquietado en seis meses (10).
2) -No deje cicatrizar la herida de Pavón. Urquiza debe desaparecer de la escena, cueste lo que cueste. Southampton o la horca. Es la única nube negra que queda en el horizonte. (11).
3) -La muerte del gobernador Nazario Benavídez es acción santa sobre un notorio malvado. Dios sea loado. (12).
4) -Sombra terrible de Facundo... Está viva en las tradiciones populares... en la naturaleza campestre, colonial y bárbara. (13).
5) -Facundo es un tipo de la barbarie primitiva... Su cólera era la de las fieras: la melena de sus renegridos y ensortijados cabellos caía sobre su frente y sus ojos en guedejas como las serpientes de la cabeza de Medusa, su voz enronquecía y sus miradas se convertían en puñaladas. Dominado por la cólera, mataba a patadas, estrellándole los sesos a N. por una disputa de juego, arrancaba ambas orejas a su querida porque le pedía treinta pesos, abría a su hijo la cabeza de un hachazo...
-En todos sus actos se mostraba el hombre bestia... Tenía reputación entre hombres groseros que llegaban a atribuirle poderes sobrenaturales (14). -Llega a San Juan y los principales de la ciudad... salen a encontrarlo. Pasa sin mirarlos... Una negra que lo había servido en su infancia se presenta a ver a su Facundo, él la sienta a su lado, conversa afectuosamente con ella, mientras sacerdotes y notables de la ciudad están de pie, sin que nadie les dirija la palabra, sin que el jefe se digne despedirlos. (15).
6) Sobre Artigas: cruel, bárbaro y sanguinario, cuatrero y salteador, -monstruo, endurecido animal de rapiña, -bestia, animal feroz. (16).
7) Las opiniones despectivas sobre Artigas, Rosas y el resto de los caudillos federales abundan en diversos escritos de Sarmiento, especialmente en su polémica con Alberdi.
La civilización según Sarmiento
Al planteo de concluir con indios, gauchos y caudillos, agrega, por oposición, su admiración por lo europeo, es decir, preconiza un destino colonial:
1) -Yo pertenezco, señor, al número de esos millares de argentinos a quienes en una sesión de la sala de representantes denunciaba D. Baldomero García, en 1839, como -que quieren andar a la extranjera, hablar a la extranjera, vestir a la extranjera y mis simpatías por los extranjeros no lo excluyen a S. S. representante de una de esas naciones a quienes el gobierno de Rosas atribuye brutales caprichos e infames aspiraciones. (17).
2) -Pertenezco al corto número de los habitantes de la América del Sur que no abrigan prevención alguna contra la influencia europea en esta parte del mundo. Como publicista he sostenido de diez años a esta parte que estaba en nuestro interés abrir a la Inglaterra y a todas las naciones europeas la navegación de nuestros ríos, para que desenvolviesen el comercio, la riqueza y estimulasen la producción. Dan testimonio mis diez años de escritos y de afección a los ingleses. (18).
3) Sarmiento lamenta que en 1806 no nos dejáramos dominar por los ingleses, pues está cierto que -se habrían anticipado, bajo el dominio británico, en cincuenta años, los beneficios de la civilización inglesa, las ventajas del comercio y del seguro, el privilegio de tener asambleas efectivas. (19).
4) -Los que cometieron aquel delito de leso americanismo (apoyar la invasión francesa), los que se echaron en brazos de la Francia para salvar la civilización europea, sus instituciones, sus hábitos e ideas en las orillas del Plata, fueron los jóvenes, en una palabra, ¡fuimos nosotros! ... Somos traidores a la causa americana, española, absolutista, bárbara... De eso se trata, de ser o no ser salvajes (20).
5) -Inglaterra se estaciona en las Malvinas. Seamos francos, esta invasión es útil a la civilización y al progreso." (21).
Completa la concepción colonial, negándonos destino industrial y naviero y reduciendo las posibilidades a lo agropecuario:
1) -La grandeza del Estado está en la pampa pastora, en las producciones tropicales del norte y en el gran sistema de los ríos navegables. Por otra parte, los españoles no somos ni industriales ni navegantes y la Europa nos proveerá por largos siglos de sus artefactos, en cambio de nuestras materias primas (22).
2) Después de conversar con Richard Cobden (seguidor de Adam Smith), Sarmiento declara que quedó convencido de ciertas ideas: -Cobden ha destruído... todos los grandes principios en que reposaba la ciencia gubernativa... La protección de las industrias nacionales (le dijo Cobden) es un medio inocente de robar dinero al vuelo, arruinando al consumidor (23).
En otra oportunidad, declara: -Pretender abrirle caminos artificiales, fraguando industrias lucrativas con derechos protectores, imponer al consumidor una contribución por la cual se le obliga a pagar más caro lo que había logrado más barato, es medio que a la corta o a la larga se paga caro. (24). (Sarmiento había tenido simpatías proteccionistas hasta encontrarse con Cobden en Barcelona, durante su viaje a Europa. A partir de allí, fue antiproteccionista).
3) -Que se abriese la navegación y entonces la mercantil Inglaterra llevaría hasta Matto Groso, Salta y las Misiones brasileñas, sus artefactos... pues que siendo estos países habitados por pueblos que no tienen capacidad fabril, la Inglaterra ha de proveerlos de artefactos. (25).
4) -El día que Buenos Aires vendió su escuadra hizo un acto de inteligencia que le honra... Las costas del sur no valdrán nunca la pena de crear para ellas una Marina. Líbrenos Dios de ello y guardémonos nosotros de intentarlo. (26).
-La Patagonia austral es una tierra desértica, frígida e inútil. No vale la pena gastar un barril de pólvora en su defensa. ¿Por qué obstinarse en llevar adelante una ocupación nominal? (27).
Sarmientismo y sarmientudos
Para poder emplear a su favor esas ideas de Sarmiento - instrumento fabulosos para defender suus intereses agropecuarios y de subordinación al imperialismo inglés - la clase dominante ocultó todo aquello que demostraba que Sarmiento era - también él - un bárbaro. Se fabricó la imagen del Gran Educador, colmado de virtudes, pensador profundo y equilibrado, sociólogo avanzado, nutrido en Europa de las principales teorías de la época (hasta, para algunos, simpatizante del socialismo). Se lo hizo bronce. Se escamotearon sus disidencias con Mitre y los perfiles singulares de su presidencia. Se elevó el Facundo al nivel de Biblia nacional. (Así también pasó a los colegios como alumno ejemplar, que nunca faltaba a clase, ejemplo de modales, científico, que no mentía, etc.)
Con las ideas de Sarmiento - y ocultando su conducta y buena parte de su vida política - la oligarquía fabricó el sarmientismo y, por consiguiente, los sarmientudos. El sarmientismo, concepción antinacional, desdeña al pueblo por racialmente inferior - pues proviene de indios, negros y gauchos - y por inculto, guiado sólo por bajas pasiones, cargado de inmoralidad, violento, proclive a aceptar caudillos y demagogos, enemigo del progreso y de los adelantos del mundo desarrollado.
Los sarmientudos son aquellos devotos de esta concepción. Y no sólo las maestras de escuela y los directores, sino muchos profesionales, incluso aquellos definidos como izquierdistas que combinan fraseología marxista con sumisión total a la concepción de civilización o barbarie, o a la teoría de que la política es una lucha entre cultura e incultura o entre moral y corrupción y no, como es realmente, expresión de intereses económico-sociales en pugna, es decir, de la lucha de clases.
Esta función que cumplió Sarmiento - más allá de la concienciia o inconsciencia de sus aportes - lo convierte en un reaccionario, serviidor de los intereses de la clase dominante, aportante de la ideología necesaria al modelo de la Argentina agroexportadora subordinada al Imperio Británico.
El otro Sarmiento
Un análisis minucioso de su vida política ratifica, hasta la década de los sesenta, su subordinación al mitrismo (como se le llamó por entonces: alquilón de Buenos Aires):

Norbeto Galasso (historiador y ensayista)

mas sobre Norberto Galasso

 

Lea mas

 

parte 2 sobre Sarmiento

Tag(s) : #historia Argentina